Entrevista sobre el grupo Médanos de Singapur

Médanos de Singapur

MEDANOS DE SINGAPUR.  Facebook del libro

Personal voz femenina, bajo con mucha presencia, literalmente sobresalientes riffs de guitarra y batería detallada y deliciosa. He ahí algunas de las características de esta banda surgida en Bilbao a primeros de los 80. Originales en estructuras, ritmos y melodías, más pop que punk, su creatividad e intensidad eran avales suficientes para haber corrido mejor suerte, si bien lograron grabar una maqueta y participar en el recopilatorio Sintonía Independiente. Compilando parte de dicho material prácticamente olvidado, el sello Brixton Records sacaría a la venta en 2015 el LP póstumo de la banda bajo el título de "Escupe al estupa. 1981-1983". La entrevista que viene a continuación la responde Javier Maculet, guitarra a su vez de Cómo Huele, y está realizada antes de la salida de dicho LP, por lo que no hay preguntas al respecto.

Primera formación: 

Javi guitarra
Raimun guitarra
Verónica y Arantxa voces
Seni bajo
Kerry batería

Segunda formación: 
Alfonso bajo
Iski batería


¿Se podría decir que Médanos de Singapur empezó en el 82? Todos veníais de otros grupos como Snoopy, Veroína y los Estricninos y 091. Nos podrías comentar algo de ellos?

Pues sí, sería el año 82 porque yo por aquellas ensayaba con un amigo del barrio llamado Raimun. Snoopy era un grupo de verbenas que con el dinero que sacábamos nos comprábamos instrumentos. Andábamos buscando una base rítmica porque no teníamos ni batería ni bajo y cantante, cuando un amigo nos presentó a unas chicas (Verónica y Arantxa) que venían de Veroína y los Estricninos, un grupo que no estaba muy conexionado en ese momento. A su vez encontramos a Seni y Kerry, que venían de otros grupos, en el local de José María Escuza e hicimos la primera prueba. Nos juntamos los seis y hubo un feeling especial.

 

¿Qué se sabe de Veroína y los Estricinios? ¿Llegaron a grabar algo? ¿La de “Escupe a la estupa” era de ellas?

Sí. Ellas la hicieron pero no tenía música, hay una revista, “El Víbora”, que habla de ellas. Se supone que hicieron dos conciertos de los cuales yo no tenía ni idea. Ellas fueron las artífices de las letras de Médanos de Singapur. De hecho, el nombre venía porque eran muy aficionadas a la literatura, Verónica sobre todo, y viene del libro “100 años de soledad”.

Seni y Kerry venían de 091. Se dice que fue el primer grupo punk de Bilbo y apenas se sabe nada de ellos ni del grupo.

Ni idea, porque el que nosotros pudiéramos contactar con ellos fue una casualidad ya que Médanos de Singapur era el grupo que junta tres ambientes totalmente diferentes. Nuestro barrio, un barrio de gente trabajadorora, las chicas que eran de Indautxu y los otros dos que venían de la zona dura de la margen izquierda, del heavy y punk. Seni  hizo algo con Eskorbuto. Aparte de ser una bellísima persona era muy buen músico. Tenía su cosa personal, sus gentes… y todo ello mezclado era un explosivo en sí. Al local venía gente de distintos pelajes y te puedes imaginar.

 

En ese famoso local hicisteis buenas migas con las Vulpess. ¿Quizás por afinidad femenina?

Bueno, sí. Les dejamos el local, ya que para pagarlo lo alquilábamos a otros grupos e incluso les dejábamos los instrumentos. A Loles ya la conocíamos de una vez que tocamos en fiestas de Irala con Snoopy, así que hicimos buenas migas.

 

Retomando lo de los barrios, extraña y sorprende (por propia experiencia) saber que en el barrio Santa Ana de Basurto saliera algo parecido a un grupo.

Pues fue donde pasó todo. El barrio Santa Ana, de 48 casas cerca del hospital de Basurto, era como un reducto con campas que incluso nos permitía sacar los instrumentos a la calle y ensayar la romería o lo que fuera. Una vez vino un grupo de las siete calles; eran los Stonis (rollo Beatles y Rolling, algo así) y fue la primera vez que tanto Raimun como yo vimos una guitarra eléctrica de cerca sonando y fue cuando nos impregnó todo esto. De este barrio también era Paski. Estudiaba con nosotros en Salesianos y al final decidimos alquilar un local entre los tres. Paski siempre estuvo muy implicado en juntar a gente para dar clases de euskera, de guitarra, para ir al monte… Montábamos cosas, entre ellas las fiestas del barrio. En nuestro proyecto él llevaba la logística: con su furgoneta nos llevaba a cualquier sitio, se encargaba del sonido… Cuando ya no podíamos estar en el barrio nos buscamos ese local. También tocábamos con un grupo llamado Aster, de Sestao, que solo nos juntábamos con ellos en verano para sacar algo de dinero. Casualmente organizamos un concierto en Olabeaga en el que antes de la verbena tocarían grupos, como N-634 o Eskorbuto, en lo que en teoría sería el primer concierto punk de Bilbao. Gracias a nuestra estructura se pudo hacer ese concierto. Yo ensayé con Cómo Huele unos días antes porque también tenían que tocar allí, ya que el guitarra no podía (Varios miembros eran mis vecinos y amigos del barrio Santiago otro barrio parecido a Santa Ana, pegado a éste), conocía a Borja y fue así como comencé a integrarme en Cómo Huele!.

¿Tu andadura en Como Huele fue paralela a Médanos? Con Cómo Huele pudiste sacar una maqueta en cassete llamada “¡Qué bella es Italia!” en el 83 y plastificar un LP, “Romances y aventuras”, en el 84 con Ganga Records.

La maqueta solo tenía tres canciones y después de eso grabamos el tema para Sintonia Independiente. Al final grabamos el LP pero solo estábamos Borja y yo, que lo grabamos con músicos de estudio. La primera fase era también inclasificable, más espontáneo, incluso hicimos una canción con un solo acorde. La segunda fase era más experimental, en la cual yo me sentía mucho más a gusto, claro.

* Como anécdota comentar que un día me encontré con Jorge, bajista de Como Huele y me dijo que el nombre lo pusieron por un concierto de Nacha Pop en el 82 que hizo en la sala Moby dick de Deusto, cerca de salesianos. La sala apestaba porque solo se abría para algún concierto y después se cerraba. Debía de ser una sala que había muchas hostias a pesar de abrir poco.

 

Volviendo a Médanos, la verdad es que aún teniendo dos formaciones hay que decir que los músicos siempre tuvisteis muy buena reputación, ya que de ti y de Seni se hablaba muy bien. Y ya con la entrada de Alfonso e Iski de Isidoro, nada que envidiar.

Había una ebullición ya que Kerry y Seni eran unos músicos muy buenos técnicamente. Nosotros no tanto, yo era un avanzado en el uso de pedales y sintetizadores de guitarra, ya que me gustaba experimentar, como a día de hoy. Mi mejor aportación era en la producción y composición de los temas. También hubo un componente, las drogas, que no ayudó al desarrollo del grupo. Kerry y Seni musicalmente querían tirar más hacia el heavy y cosas así y yo escuchaba a los Clash o incluso new wave, electrónica… y todo eso se nota en el grupo, ya que no es un grupo de punk al uso sino que había muchas intenciones.

 

¿Se puede decir que eras un adelantado a la época?

Hombre, si lo dices así… También usábamos sintetizadores de bajo y cajas de ritmos en un momento que no era usual. Pero no hay que olvidar que la presencia de Seni y Kerry nos dio una huella inicial muy grande y la fuerza de Verónica y Arantxa fue increíble. Estéticamente era un grupo de directo.

 

¿La chica que cantaba quien era? Ya que en las grabaciones se oye que la otra hacía los coros.

La que cantaba era Arantxa pero la gran mayoría las cantaban juntas.

 

¿Cómo se podría catalogar vuestro estilo? En la época se hablaba de inclasificables, mezclando el punk con el pop y la new wave.

Era una tirantez continua porque, por ejemplo, Seni era capaz de hacer con el bajo cualquier estilo, ya fuera funk o lo que sea. Yo escuchaba sonidos de nueva ola más poperos y tal con esas líneas de bajos funkys por ejemplo. En el local le decía: “mira, mete este bajo funk en esta parte, ya verás qué bien queda” y el tío lo metía con una facilidad acojonante, era una pasada. Pero luego me decía que eso a él no le gustaba nada, que él quería cosas más duras como Iron Maiden, los Judas… Yo me encargaba de dar caña con los ensayos, con las melodías, las composiciones y ellos eran la fuerza bruta en directo, cosa que yo no llegaba ni de lejos. Me atraía todo este vértigo de ellos, que era muy difícil de controlar también. Así como en Como Huele era la sencillez y la calidad combinada con la comodidad, otro punto más divertido, menos tenso.

En cuanto a conciertos, el más clave fue el que se le ocurrió a un tipo llamado “Bolo” García (que posteriormente abriría la sala Bolo’s) quien en 1982 organizó un concurso en la discoteca Green’s de Las Arenas donde él era el pinchadiscos llamado “ Certamen de Nuevos Sonidos-80”. Un certamen que duró de octubre a diciembre y se dieron dos premios, uno a la calidad y otro a la estética. En ese concurso ganasteis 45.000 pesetas. ¿Qué supuso?

El Green ‘s fue un sitio de reunión de mucha gente. Ganamos por la unión de esa potencia de Seni y Kerry y la fuerza de Arantxa, que no disimulaba un estado de ánimo especial para los conciertos; no como yo, que siempre estaba nervioso controlando si podíamos dar forma a algo o no.

 

¿Es verdad que solo disteis conciertos en el Gran Bilbao o cercanías? ¿Alguna anécdota? Tocasteis entre otros con Eskorbuto el 4 de mayo del 82 en la uni de Deusto.

Sí, todos dicen que Josu sacó la navaja y la clavó no sé dónde y se lio una gorda. Bueno, todo el mundo sabe cómo han sido. Yo me acuerdo que cuando iba a trabajar me los encontraba en el tren de Santurce y en el trayecto de Bilbao a Olabeaga, que era donde yo me bajaba, me los encontraba y para mí, que era una persona muy tímida y reservada, siempre me suponía estar fuera de contexto con ellos. Ellos iban hablando con todo el mundo, se metían con la gente del vagón. Les decían: “señora, ¿cómo compras en el Corte Inglés?”. Pero no a malas; es que hablaban con todo el mundo hasta que venía el pica y me decían: “bueno Javi, que viene el pica, agur”. Yo hablaba más con Paco.
Con Médanos solo tocamos por Vizcaya y con Cómo Huele fuimos un día a Santander.

 

Vamos con las grabaciones. El sello Dos Rombos de Madrid se interesó por vosotros, incluso fuisteis a Madrid a grabar lo que sería vuestro primer Lp. ¿Por qué no salió ese disco que todo el mundo estaba esperando? Había una expectación enorme.

Íbamos a presentar ese disco el mismo día de las inundaciones de agosto y se malograron, tanto la actuación como la presentación en la radio. Llamé a los de Dos Rombos para recuperar esas grabaciones y me dijeron que ya no las tenían, que se perdieron en alguna mudanza, “que tengo un camarote lleno de grabaciones y no sé donde esta…”.

 

¿Cómo lo grabasteis? ¿Os lo propusieron, os llevaron a Madrid y grabasteis?

Sí, nos llevaron a una pensión pequeña y lo grabamos en los estudios Cero…. No me acuerdo del nombre pero me dijeron que fue el mismo donde grabó Eskorbuto. Ellos sabían que habíamos ganado el concurso del Greens y vinieron. Siempre estaban con la oreja puesta. Habían sacado a Ox Pow y a Monaguillos, que era un grupo que me entusiasmaba mucho porque tenía esa psicodelia y esa experimentación que yo buscaba. Querían que fuéramos su siguiente referencia, incluso me acuerdo de la portada, que la vi y nadie la tiene que yo sepa. Las inundaciones fueron el punto crítico.

¿Los cinco-seis temas que he podido conseguir donde están grabados? No suenan mal pero se nota el toque casero.

Esa fue una maqueta grabada por Paski en el local de Jose María Escurza y estábamos la primera formación. Fue la que dio sonido, la que dijo las ideas de para dónde iba la cosa. Luego hay otra grabación, no sé si es en Barakaldo, que tocan Alfonso e Iski la sección rítmica porque es más rápida.

 

¿Cómo conseguís meter el morro en Sintonía Independiente y en tu caso metiendo dos temas (Como Huele “Me quieren hacer comer” y Médanos “La Farmacia”)?

Fueron Oscar Amezaga y Roge Blasco de Discos Suicidas quienes planearon todo esto. Se pusieron en contacto con todos los grupos con el fin de aglutinar la movida de Bilbao. Pero, claro, Vulpess no estaban. Buscaban cierta estética, como Nueva Religión y otros grupos poperos que salen en el disco, y quizás las Vulpess no las veían en ese proyecto. Aún así creo que se pusieron en contacto con los grupos del Green’s.

 

¿Os quedasteis satisfechos con la grabación? ¿Qué reconocimiento supuso?

Fue una experiencia muy grande ya que nadie había estado en un estudio como ese. La grabación creo que salió muy bien pero es mucho mas light de lo que éramos en directo.

 

¿Recordamos los temas?

Tengo que decir que no me sentía muy identificado con la temática. Yo era muy reservado y tímido y esa violencia hacia todo no iba del todo conmigo. Muchas veces me decía “¿pero qué hago yo aquí con esta gente, si no pinto nada? ¿Hacia dónde voy?”. Pero tenía que vivir el momento, me gustaba la música y tenía que ser con esa gente. Había algo que me hacía estar en ese vértigo de esta gente.

“Todo está bajo control”.

Esa ya venía de Snoopy, que se llamaba Waldo pero no era tan punk ni tan powerpop, no sé cómo llamarlo.

“Escupe a la estupa”.

Esa era de Veroína. Era el punk más directo que teníamos, se la dedicaba al cantante de Isidoro, que era un galán y se llevaba muy bien con él.

ESCUPE A LA ESTUPA

Cuando lo veas pasar pon a punto tu garganta, no debes fallar

hoy estás con tus colegas en tu barrio

está solo y tembloroso, no te esperaba encontrar

Pon a punto tu garganta, no debes fallar

Se agarra su pipa, no tiene cojones para más

¡Escupe a la estupa! ¡Escupe a la estupa! ¡Escupe a la estupa!


La semana pasada entró valiente en el bar

iba con ayudantes, perros sin collar

rastreadores de la droga que luego fumarán


Hoy lo puedes patear, nada te pasará

si la cosa se complica ya sabes volar

ese tío está viendo la tele con sus papás


¡Escupe! ¡Escupe! ¡Escupe a la estupa!

 

“Todas las chicas de mi edad”.

Esta canción es un poco Vulpess ¿no? Muy punki, sí, pero buscando ese lujo del hombre.

TODAS LAS CHICAS DE MI EDAD

Todas las chicas de mi edad
piden un duro si nos es más
algunas lo hacen por ligar
y otras lo hacen vacilando

Todas las chicas de mi edad
visten a la última moda
funky-rocker, todas punkis monas
¡Uh! ¡Uh! – ¡Ye! ¡Ye!

Todas las chicas de mi edad
buscan los chicos motoristas
algunas de ellas quieren más
los prefieren con un car

Americano, que mola más
Americano, que mola más
Americano, que mola más

Si las quieres encontrar
solo tienes que buscar
en el centro de los pubs
tratando de estudiar


“¿De qué vas?”.

Este tema antes se llamaba Jesús, que va en contra de un amigo suyo que era camello. En el tema explica el porqué. 

¿DE QUE VAS?

Cada vez que te veo me entran nauseas
tengo muy malas vibraciones
pero no te tienes que parar
cuando te veo tomar, a solas quiero estar

Si tuvieras el mismo rollo
chavala, que te voy a matar
si total son 8 libras
no te vas a librar, ¿de qué vas?, ¿de qué vas?

El vecino de mi amiga ya no me he vuelto a liar
no me vas a matar pero no pienso pagar
al servicio de secretas te podrías alistar
aunque con ese careto a todos asustaras


“Las pistolas de Rekaldeberri”.

Esa es un poco Clash. Era la que más me gustaba. La música era mía y estoy muy orgulloso de ella.

 

“La farmacia”.

Otra de esas que me gustaban a mí.

LA FARMACIA

Hoy entro a currar en la farmacia de papá
la pasma está muy contenta pero yo estoy mucho más
hoy entro a currar en la farmacia de papá
llevo una bata blanca para despachar

Rodeada de cajas me encontrarás
amarillas y rojas, naranjas te gustarán

Los domingos cuando hago guardia me asomo a la ventana
todo lo que me piden les doy sin receta
a alguno le digo, ven mañana que lo tendrás
no te preocupes amigo, no sufras más

Dentro de poco mi farmacia se convertirá
en la más chachi, más chachi de la ciudad

 “Camúflate”.

Creo que Seni y los demás estaban un poco emparanoiados con que les seguían, jeje. No lo sé.

 

“Todo bajo control”.

Esta era del chico ese que te he comentado, Waldo. Era la de prueba: para hacer la prueba a las chicas porque era la única que teníamos. Toques de ACDC ¿No? (risas) bueno casi era imposible conseguir algo de ellos pero bueno.

“No me provoques”.

Este tema no me suena.

También decir que el toque de Arantxa y Verónica le daba ese componente, no sé cómo llamarlo, “mi papá”, “mi farmacia”… como más pijo. No era la crudeza del punk directo de la margen izquierda, por ejemplo, ni el rollo nuestro del barrio Santa Ana. Aunque el punk fuese el detonante, temas como “Escupe a la estupa” y “Camúflate” que le daban forma con Seni. Nunca hicimos versiones, todo era nuestro. Había una intención de hacer todo nuestro, con Como Huele también.

Verónica murió muy joven y después le siguió Seni. Las drogas fueron la peor puñalada ¿no?

Sí, la heroína machacó a mucha gente y era un lastre que se llevó a mucha gente creativa y en fin… Verónica era una chica muy guapa y muy atractiva, yo me llevaba muy bien con ella pero estaba muy lejos de mí porque estaba en otro mundo con otra gente. Murió al de poco, en el 83 o el 84, cuando teníamos 22-23 años. Me acuerdo que el colega que nos presentó a Seni nos dijo que era un buen tío, que se estaba desenganchando y que una de las “terapias” era hacer una banda. Cuando conoció a las chicas se volvieron a enganchar todos. De Arantxa no sé nada. Llamé a Dos Rombos para pedir el contacto de ella y nada. Kerry sé que hizo algún grupo con Raimun y poco más. Raimun sigue en la música haciendo algo así como Rock Chamánico. Le gusta leer mucho y hacer sus cosas profundas mediante la música.

 

Tu andas inmerso en la electrónica ¿No?

Totalmente. Es mi espacio, donde puedo seguir experimentando. Una de las razones que me impulsó a seguir con la música fue, aquí en Bilbao, el festival MEM que organiza Josu, el hermano de Raimun (entre otros). Es un lugar donde no entran las músicas de composición normales. Músicas máquinas, cosas muy  industriales, muy extremos con el ruido.

Médanos duró muy poco.

Un año y medio más o menos, hasta las inundaciones del 83, ya que esa noche tocábamos en Ipurbeltz.

 

La txosna que hicieron de dos pisos, que se tocaba en el de arriba. En esa txosna tocaron muchos grupos punks de la época en la Aste Nagusia de Bilbo.

Eso es. Nosotros veníamos de grabar en Madrid y había una euforia colectiva muy grande, no solo porque habíamos grabado sino en general, por todo. Casualidad fueron las inundaciones y los instrumentos se pudieron guardar en la iglesia de la Merced al lado del Arriaga.

¿Cómo ves ahora ese año y medio que supuso tocar en Médanos?

Lo veo como una huida hacia delante, todo muy rápido. Ahora con el tiempo te das cuenta de las facilidades que hay para hacer una canción, buscar armonías, y lo que costaba antes casi sin medios. La crisis industrial, el consumo de estupefacientes, todo a lo bestia y todo mezclado. Tengo un cariño especial también a ese barrio en el que saltábamos entre chatarra, que hoy en día es impensable. O tocar en la calle al lado de casa.

¿Con qué frase acabaría Médanos de Singapur si todos estuvierais aquí? ¿O, para acabar, qué te gustaría decir a ti sobre todo aquello?

Una bonita historia con muchos finales tristes.